Pasar al contenido principal
26 Mar 2021

La spin-off INBRAIN Neuroelectronics consigue más de 14 millones para desarrollar implantes inteligentes basados en grafeno para terapias de enfermedades cerebrales

INBRAIN Neuroelectronics es una compañía spin-off del Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2) e ICREA. Uno de los fundadores es Anton Guimerà, investigador en el Grupo de Aplicaciones Biomédicas, del Instituto de Microelectrónica de Barcelona. INBRAIN tiene el objetivo de decodificar las señales del cerebro hacia soluciones médicas para desarrollar terapias neuroelectrónicas inteligentes basadas en la tecnología del grafeno para aplicarlas a pacientes con epilepsia, Parkinson y otras enfermedades relacionadas con el cerebro.

 

InBrain Neuroelectronics Homepage

Share

La compañía INBRAIN Neuroelectronics es una spin-off del Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2), miembro fundador del Graphene Flagship, e ICREA. Se creó en 2019 uniendo conceptos como MedTech, DeepTech y Digital Health, con el objetivo de decodificar las señales del cerebro hacia soluciones médicas para desarrollar terapias neurológicas inteligentes basadas en la tecnología del grafeno. Este conocimiento beneficiará a pacientes con epilepsia, Parkinson y otras enfermedades relacionadas con el cerebro. La compañía diseña sistemas pequeños e inteligentes para implantar en el cerebro, con la habilidad de descodificar señales del cerebro con una fidelidad sin precedentes para producir una respuesta terapéutica, adaptada a la condición clínica de cada paciente.

En junio de 2020 INBRAIN recibió una inversión inicial de un grupo de inversores encabezados por Asabys Partners (a través de Sabadell-Asabys Health Innovation Investment) y Alta Life Sciences, que incluye el Institut Català de Finances (ICF), Finaves (IESE Business School) y BStartUp. Hoy la compañía anuncia una inversión de Serie A de 14,35 millones de Euros, una de las mayores rondas de inversión hechas en España en la industria tecnomédica, encabezada por Asabys Partners y Alta Life Sciences, con Vsquared Ventures, un fondo de inversión de capital de riesgo basado en Múnich (Alemania) centrado en las etapas iniciales de empresas tecnológicas deep tech, TruVenturo GmbH, el creador de empresas tecnológicas y de ciencias de la vida más exitoso de Alemania, y el CDTI (Ministerio de Ciencia e Innovación). La ronda de financiación también cuenta con la inversión de seguimiento de ICF Venture Tech II, un fondo de inversión del ICF.

La inversión permitirá a INBRAIN aplicar por primera en humanos esta tecnología, construida alrededor de un nuevo electrodo de grafeno nanométrico, y consolidar la seguridad del material como nuevo potencial estándar de atención en neurotecnologías.

De acuerdo con un estudio del 2010 encargado por el European Brain Council, el coste de las enfermedades cerebrales asciende sólo en Europa a aproximadamente 800 billones de Euros anuales, con más de un tercio de la población afectada. Entre un 25% y un 35% de los pacientes que tienen una enfermedad neuronal son refractarios al tratamiento farmacológico y quedan por lo tanto sin una terapia efectiva. La alta incidencia de enfermedades relacionadas con el cerebro a nivel mundial y su inmenso coste social reclama mayores inversiones en investigación básica, con el objetivo de desarrollar terapias más eficientes nuevas y nuevas herramientas de diagnóstico.

Las interfaces de cerebro existentes se basan en metales (como el platino y el iridio), con restricciones importantes en la miniaturización y la resolución de la señal y, por lo tanto, responsables de numerosos efectos secundarios. Como consecuencia, existe una tasa de rechazo del 50% en los pacientes candidatos. La tecnología disruptiva de INBRAIN Neuroelectronics, basada en grafeno, superará las limitaciones actuales de las interfaces neuronales basadas en metales.

INBRAIN Neuroelectronics conllevará una profunda transformación tecnológica en el tratamiento de enfermedades neuronales. Sus sistemas inteligentes implantables están basados en electrodos de grafeno, que permiten una fabricación miniaturizada en la nanoescala, con el potencial de llegar a una resolución que permita leer la actividad de las neuronas de una en una. Las extraordinarias propiedades del grafeno –ligero, biocompatible, flexible y extremadamente conductivo- son incorporadas en dispositivos mucho más pequeños que son más seguros de implantar y pueden ser programados, actualizados y recargados sin cables.

Conducido por inteligencia artificial, el implante puede aprender del cerebro del paciente y provocar respuestas adaptadas para ofrecer una terapia neurológica personalizada. Además, la gestión de big data permitirá llevar a cabo de forma remota la monitorización del dispositivo y el proceso de datos.

La tecnología ya ha estado validada in-vitro e in-vivo, y los ensayos de biocompatibilidad y toxicidad han sido un éxito. Estudios en animales grandes han sido completados y la inversión será dedicada a llevar la tecnología a pacientes humanos, en colaboración con grupos clave de neurocirugía y neurología en Europa.

Una spin-off con la contribución del IMB-CNM

INBRAIN está dirigida por Carolina Aguilar (antigua Directora de Deep Brain Stimulation European and Global Commercialization en Medtronic) y fue fundada, entre otros, por el Profesor ICREA José A. Garrido, líder del Grupo ICN2 Advanced Electronic Materials and Devices, el Dr. Anton Guimerà, investigador del Grupo de Aplicaciones Biomédicas del Instituto de Microelectrónica de Barcelona (IMB-CNM-CSIC) y el Profesor Kostas Kostarelos, líder del Grupo ICN2 Nanomedicine y Profesor y Chair de Nanomedicina en el National Graphene Institute y la Faculty of Biology, Medicine and Health de la University of Manchester (UK). El equipo de desarrollo de la tecnología está formado por expertos en neurotecnología como Bert Bakker (CTO) y Michel Decre (asesor de tecnología y miembro del consejo de la empresa) de Philips y otras startups exitosas de neurotecnología en Europa.