Pasar al contenido principal

Éxitos de Transferencia Tecnológica

El IMB-CNM ha trabajado con la industria a lo largo de los años para aplicar nuestra investigación en tecnologías que cambian la sociedad, dando lugar a muchas historias de éxito.

Dentro de nuestras instalaciones y de la Sala Blanca de Micro y Nanofabricación, hemos desarrollado sensores destinados a Mercurio, diodos que orbitan la Tierra y subdetectores que intentan atraer y comprender la materia oscura.

Estas son algunas historias de éxito de nuestra actividad.

A finales de 2020, hay 110 satélites que orbitan a unos 1.000 km de altitud para la megaconstelación de OneWeb. Los satélites están equipados con sensores de seguimiento solar proporcionados por SolarMEMS Technologies SL, estos componentes contienen fotodiodos de silicio que han sido fabricados en la Sala Blanca del IMB-CNM (CSIC) y comercializados a través de D+T Microelectrónica A.I.E., dando como resultado un total de 440 sensores.

El objetivo de la constelación OneWeb, compuesta por cientos de satélites, es permitir la comunicación en todo el mundo por aire, mar, tierra, proporcionando conexión a cualquier persona, en cualquier lugar a través de cobertura 3G, LTE, 5G y Wi-Fi. El plan es lanzar hasta 648 satélites para finales de 2022, lo que brindará cobertura global.

El Grupo de Dispositivos y Sistemas de Potencia ha desarrollado y fabricado uno de los componentes electrónicos más críticos de la misión conjunta BepiColombo entre la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Japonesa (JAXA). Más de 700 diodos diseñados y fabricados en el Instituto de Microelectrónica de Barcelona (IMB-CNM) del CSIC forman ahora parte de la misión BepiColombo, que llevará dos sondas que orbitarán Mercurio cuando lo alcancen en 7 años. Las dos sondas son Mercury Planetary Orbiter (MPO) y Mercury Magnetospheric Orbiter (MMO), cada una con su propio panel solar.

Hay 700 diodos de protección para las células fotovoltaicas de los paneles solares, que estarán expuestas a temperaturas muy extremas: desde 300º C durante el "día" hasta 150º C bajo cero durante la "noche". Estos componentes están ubicados junto a los paneles solares para protegerlos en caso de falla de una de las celdas. Para soportar estas condiciones, el equipo ha desarrollado diodos con carburo de silicio (SiC), un nuevo semiconductor que está reemplazando al silicio en muchas aplicaciones de la electrónica de potencia.

El Grupo de Transductores Químicos contribuyó al desarrollo y la fabricación de un sensor para la medida del pH de la orina comercializado en un dispositivo médico de la empresa Devicare, especializada en urología. El equipo incluye chips ISFET y REFET, diseñados en el IMB-CNM y manufacturados en su Sala Blanca, y forma parte de un nuevo tratamiento de la litiasis renal. Concretamente, el “Lit Control pH meter” permite al paciente controlar el pH urinario desde su casa y evitar así la formación de cálculos renales.

La Sala Blanca y su sistema de gestión de calidad pasaron con éxito una inspección de la AEMPS en 2017, como proveedores de componentes críticos para un dispositivo médico. Actualmente, la empresa Devicare vende sus productos en más de 40 países del mundo.

Fuelium es una empresa spin-off establecida en 2015 para comercializar una tecnología de baterías ecológicas basadas en papel para alimentar dispositivos electrónicos portátiles. La tecnología basada en papel de Fuelium sigue los principios de sostenibilidad de la economía circular para proporcionar baterías asequibles, ecológicas y potentes para dispositivos electrónicos de un solo uso, desde diagnósticos in vitro hasta sectores como veterinario, tecnología de belleza, agroalimentación, monitoreo ambiental e inteligente y embalaje.

La compañía ha contado con el apoyo de fuentes de financiación públicas y privadas no dilutivas como la Comisión Europea, CDTI, el Premio Fondo de Emprendedores Fundación Repsol y la Fundación Bill & Melinda Gates.

Se ha incorporado un nuevo subdetector al enorme aparato del experimento ATLAS, ubicado en el CERN (Ginebra), hogar del acelerador de partículas más grande del mundo. En el corazón de ATLAS se inserta el nuevo subdetector, con sensores más pequeños y con alta resistencia a la radiactividad. Parte de los sensores han sido desarrollados y fabricados en la Sala Blanca del IMB-CNM-CSIC, en Barcelona, y consisten en una capa adicional de dispositivos de silicio que se ha acoplado al detector Pixel preexistente, instalado en el centro de ATLAS, en el área más cercana al punto de colisión entre las partículas.